Los secretos del Aurora.

La primera incursión.

416813.M41

Tras dos meses de viaje por el Inmaterium, al fin hemos llegamos a la Expansión Koronus. Nuestra primera parada fue en la estación espacial de Fort Warden, donde procedimos a reponer nuestras provisiones y avituallamientos, y descansar antes de adentrarnos más en esta parte de la galaxia.

Desconozco como ocurrió, pero en algún momento, cayó en las manos de mi señor una información con las coordenadas de una nave perdida, la Emperor´s Bounty. Una vez que nos hubimos aprovisionado y estuvimos listos para continuar el viaje, zarpamos de los muelles de la estación en busca de ese tesoro, que esperaba a que alguien lo reclamase.

Tardamos poco más de una semana, pero al final llegamos a las coordenadas indicadas. Aquella zona conocida como The Battleground, hacía honor a su nombre. Los restos de una antigua batalla se encontraban a la deriva, chocando unos con otros, y camuflando entre sus restos a la nave que era objeto de nuestro deseo.

Tras una series de comprobaciones con los auspex del Aurora, y unos cuantos barridos del campo de escombros, pudimos ubicar aproximadamente la localización de la nave. En cuanto todos estuvieron listos, el noble Rogue Trader Nicolae Agaton Testla, junto con su fiel guardiana Tatiana, un piloto, un tecnosacerdote del Mechanicum y unos cuantos hombres de la dotación de seguridad, partieron, a través de todos los restos, hasta encontrar la Emperor´s Bounty y atracar en el.

Desconozco que ocurrió en el interior de aquella nave, pero al parecer todo indicaba que el navegante había enloquecido y matado a todos los miembros de la tripulación, manipulando de alguna manera el espíritu máquina del cogitador de la nave.

Es terrible cuando la locura reclama a un hombre bueno, pero mas terrible es aún cuando ese hombre tiene a su alance los poderes de un navegante. Todavía no alcanzo a comprender, como esa persona consiguió asesinar a aquellos que acompañaban al Rogue Trader y su guardaespaldas, pero el caso es que solo ellos dos regresaron.

A pesar de la pena por las pérdidas de vidas tanto de la nave recuperada como la de los miembros de nuestra tripulación, el objetivo principal de esta aventura estaba conseguido. Nicolae Agaton Tesla, había sido el primero en llegar a la nave a la deriva y reclamarla, para mayor gloria del Conciábulo Aureo.

Extractos de “Diarios de viaje de un tripulante en El Aurora”.

Comments

SrCaos SrCaos

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.